septiembre 20, 2020

El árbitro de un partido de niños de 8 y 9 años agredido por uno de los padres

   Un árbitro fue salvajemente agredido a la conclusión del partido de benjamines que acababa de dirigir, que acabó 1 a 6 y sin tarjetas. Un grupo de padres rodeó al árbitro, de tan solo 19 años, y entre insultos y amenazas sobrevino la agresión de uno de ellos que, sin mediar palabra, le pegó un cabezazo en la cara dejando al árbitro conmocionado y con una herida sangrante en la cara.

   El partido, de categoría benjamín, se disputó este sábado entre los equipos del Promesas de Berja C.F. y el C.D. T.A.E. en Berja, Almería. El árbitro tuvo que recurrir a la Guardia Civil para abandonar las instalaciones y acudir a un hospital, donde evaluaron sus lesiones para, posteriormente, denunciar lo sucedido. En el hospital se topó con uno de los violentos padres que siguió amenazándole, pese a estar con su hijo. En el acta, también se denuncia la nula ayuda que prestó el delegado de campo en un relato estremecedor:

3.- PÚBLICO

En el minuto 45 del encuentro, un aficionado invadió el terreno protestándome un lance del juego de su hijo. Tras mis indicaciones, el delegado de campo lo hace abandonar el terreno de juego.

Al finalizar el encuentro y mientras me dirigía a los vestuarios, un grupo de aficionados del PROMESAS DE BERJA C.F. aplaudió a mi salida irónicamente, del cual surgió el aficionado que entró en el terreno de juego en el minuto 45 con su hijo, cuya identificación obvié, mientras me insultaba y me protestaba la dureza de juego del equipo visitante. Cuando llegó a tocarme el hombro, me apartó inmediatamente, dirigiéndose a partir de este momento en una actitud mucho más agresiva y amenazadora, llegándome a levantar varias veces el brazo amagando golpearme. Cuando pude cerrar la puerta, este la golpeó violentamente, abriéndola casi totalmente, justo en el acto en el que un aficionado me propinó un cabezazo en la boca, haciéndome una herida. Tras esta agresión, el aficionado anterior (padre del niño) lo aparta de la puerta mientras se dirigía a mí en los siguientes términos: “esto lo has provocado tú”. Todo esto sin que el delegado de campo ofreciera ayuda alguna. Tras esto, puedo cerrar la puerta del vestuario y procedes a la llamada de la Guardia Civil de Berja, la cual se personó en las instalaciones deportivas, asegurándome la salida de las instalaciones y aconsejándome en el proceso a seguir. La agresión fue vista por una multitud de personas, pero sin posibilidad de poder identificar a nadie debido a la poca visibilidad desde dentro del vestuario, pero hacer constar que estaban ambos equipos entrando a vestuarios, todos los aficionados estaban cerca porque era el único sitio techado, sin proteger la entrada a vestuarios con normalidad, ya que esta no posee vallas o instalaciones similares para el aislamiento de la zona, y los equipos CADETES que disputaban el partido posterior. El único que observé como testigo fue el delegado de equipo del C.D. TALENTO, ACTITUD Y ESFUERZO, el cual me lo confirmó. Señalar que el delegado de campo no identificó a los aficionados, ni ningún trabajador del club local participó en su identificación. A la llegada de la Guardia Civil, dos de los organizadores y empleados del PROMESAS DE BERJA C.F., _____________________ y ________________________, me ofrecen la ayuda que necesito y se comprometen, con constancia de la Guardia Civil, en identificar a los agresores.

Tras mi salida de las instalaciones, acudí al centro médico más cercano, proporcionándome un parte médico, el cual anexo, donde me encuentro al primer aficionado (padre del niño) y el jugador, haciendo constar una agresión por mi parte sobre el jugador. En este momento se dirige a mí con tono amenazante en los siguientes términos: “venga, vamos a hablar”. Finalmente, acudo al puesto de Berja de la Guardia Civil, donde realizo la respectiva denuncia, la cual también anexo. De vuelta a mi residencia, me vi obligado a hacer varias paradas hasta que tuve que llamar a un familiar para que fuese a recogerme debido al mareo producido, el cual me impedía conducir con seguridad. A mi llegada a la residencia, acudo al Hospital del Poniente, del cual también cumplimento en el acta.

   Tras esta lectura, no tenemos ganas de seguir quejándonos o de exigir a la Real Federación Andaluza de Fútbol que se pronuncie, actúe o imponga medidas de educación, ¿para qué? No lo van a hacer. Estamos hartos de un presidente que lleva 30 años en el cargo mientras sus árbitros son golpeados cada fin de semana. Las más de 100 noticias publicadas de esta comunidad autónoma no han conseguido ni siquiera que se pronuncien al respecto y eso que son de estos últimos 3 años y que no representan ni el 1% de la realidad.

   El parte médico nos parece terrible, pero peor aún serán las secuelas psicológicas que esta agresión pueda causar en nuestro compañero. Aquí mostramos lo redactado en él:

Tumefacción y herida/erosión en zona interna del labio superior y dolor a la movilización cervical. Policontusión en zona interna del labio superior.

   Otra semana más, hablamos de compañeros que acaban en hospitales y comisarías por dirigir partidos que, como en este caso, tienen como protagonistas a niños de 8 y 9 años, con unos padres que nos avergüenzan como sociedad supuestamente civilizada.

_   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _

Envía tus historias y/o actas a: sindicatodearbitros@gmail.com

Síguenos en Twitter: @SindicatoArbitr

Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/pages/Sindicato-de-Árbitros

_   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *