Algo de cultura jurídica

Hola compañeros, espero que los documentos que os aporta la web los utilicéis sin miedo y con decisión, entiendo que en el momento que se habla de abogados, juicios y juzgados para las personas que no están relacionadas con el mundo de las leyes pueda resultar agobiante, lejano e incluso temeroso, pero no os asustéis, es todo bastante más sencillo de lo que parece.

Podemos empezar por un poco de vocabulario:

Denuncia: Forma de iniciación del proceso penal, consistente en la manifestación de palabra o por escrito, como quedará finalmente plasmada la manifestación oral, por la que se pone en conocimiento de la autoridad competente unos hechos presuntamente ilícitos y con relevancia penal, esa autoridad puede ser tanto la policía, la guardia civil, la Fiscalía o el Juzgado de guardia.

Querella: Lo mismo que lo anterior, ejercitando lo que se llama la acción penal, pero necesariamente por escrito y firmado por un abogado en ejercicio, es decir, que nos va a costar dinero.

Antiguo juicio de faltas, hoy día, juicio por delitos leves : Proceso penal, por el que se juzgan una serie de hechos que a día de hoy tienen tal consideración de delitos leves, al desaparecer las anteriores faltas, que conllevan penas leves más antecedentes penales, y lo más importante aquí; juicios en los que no es necesario acudir ni con abogado ni con procurador, es decir, no nos va a costar nada más que, el tiempo que tengamos que invertir en redactar el par de documentos necesarios para solicitar la apertura del mismo y el día del propio juicio.

Injuria: Delito recogido en el artículo 208 del vigente Código Penal y anteriormente en el artículo 620.2 como falta, que podemos definir como: la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación, es decir, todos esos insultos que nos dicen. Y que ahora por la modificación legislativa operada por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, han quedado bajo la tutela civil, cuando tienen el carácter de leve, es decir, en este caso sí que hace falta abogado y procurador, por resolverse el asunto en el denominado juicio ordinario conforme a lo establecido en el artículo 249.1.2º de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Y cuando tienen el carácter de grave, entonces será un delito e igualmente harán falta los profesionales del Derecho.

Amenaza: Jurídicamente hablando, la amenaza da para mucho, pero no es nuestra intención extendernos en la distinción de las distintas amenazas existentes en el Código Penal, y como aquí entiendo que no hay dudas en lo que es una amenaza, es decir, “espérame fuera”, “te voy a rajar”, “te voy a matar”, “te voy a sacar la cabeza”, etc. Diremos directamente que, vienen recogidas ahora, como delito leve, en el artículo 171.7 del Código Penal, cuando tengan la consideración de leve y podremos acudir directamente al juez para que sea sancionado el que nos amenazó.

Calumnia: Para distinguirla de la injuria o los insultos, la calumnia, únicamente a título informativo, y por saber distinguir, como decía, la calumnia es el delito consistente en la imputación de otros delitos, es decir, cuando dicen de nosotros que hemos robado algo, por ejemplo, que con una interpretación algo retorcida podríamos también incluirla en las denuncias, cuando nos dicen el típico: “nos has robado el partido”, pero no es lo que nos interesa, es decir, no queremos meternos en más follones, con denunciarlos por las injurias, aunque hoy día es necesario abogado y procurador, y las amenazas típicas, ya será suficiente para que se les quiten las ganas de decir nada la próxima vez a cualquier otro árbitro 😉

Lesiones sin tratamiento médico, o golpeo o maltrato de obra sin lesión: En estos casos, se podrían encuadrar aquí, aquellas conductas consistentes en los típicos empujones que podemos recibir al salir del campo o al intentar entrar a los vestuarios, normalmente, sin que necesariamente se den los hechos en esa situaciones. Son conductas tipificadas en el actual artículo 147.2 y .3 del Código Penal; anteriormente recogidos como faltas.

Bueno, habiendo dicho lo dicho hasta ahora, podemos empezar a contar un poco como empieza todo; un buen día, sábado, domingo o entre semana, nos vamos a arbitrar el partido correspondiente a esa mañana o tarde, y entonces llegamos al campo de turno y todo suele empezar bien, o no…que llegas a algunos sitios y el recibimiento ya es de los “buenos”, bien, pero empezamos el partido, y todo discurre con “normalidad”, es decir, algún que otro insulto, pero la cosa está dentro de unos límites “razonables”, pero llega el momento en el que tienes que tomar una decisión algo más  polémica,  de  mayor  carga  subjetiva  y  que implica algo más decisivo para el partido, como un penal o una expulsión, o simplemente has pitado una falta sin trascendencia en medio del campo y al “fulano desequilibrado” de turno, se le pela el cable y empieza a montarla… es entonces cuando ya no tenemos por qué aguantar más, en absoluto, ni un solo segundo más, no somos perros, ni sacos de boxeo donde puedan descargar sus frustraciones ni nada parecido, es entonces digo, cuando debemos acercarnos al delegado de campo y solicitar la presencia de la policía local, nacional o guardia civil, para que se personen e identifiquen al infractor, (entre nosotros, el típico cafre) para luego poder iniciar las acciones pertinentes contra él, es decir, presentar la correspondiente denuncia, inmediatamente en el juzgado de guardia correspondiente y no en la comisaría de la policía o cuartelillo de la guardia civil.

Si hemos tenido la desgracia de ser agredidos, entonces, claro, acudiremos primero al centro médico correspondiente y la cosa ya cambia, porque entonces, lo más seguro es que la cosa sea más grave y sí necesitaremos un abogado, pero si estamos ante el caso más frecuente, que es en el que se dedican a insultarnos y a amenazarnos y como algo más, zarandearnos y empujarnos, entonces procedemos como decía, vamos al delegado de campo y solicitamos la presencia de la autoridad y no continuamos el partido hasta que no estemos seguros que ha sido avisada, entonces así cuando lleguen al campo, se identificará al cafre de turno y posteriormente podremos presentar la denuncia en el juzgado de guardia conforme al modelo.

La denuncia hay que presentarla lo antes posible, es decir, el mismo día o al siguiente en el juzgado de guardia correspondiente, sabremos cuál es el juzgado correspondiente, buscando, por ejemplo en Google el partido judicial al que corresponde la población donde hayan ocurrido los hechos, repito, lo antes posible, por agilizar los trámites, ya que ahora prescriben los delitos leves al año y no a los seis meses como las antiguas faltas, y si dejamos que prescriban, ya no podremos hacer nada, además, ganaremos en verosimilitud al presentarla tan pronto.

Una vez presentada dentro del plazo, puede transcurrir tranquilamente varios meses en tener noticias del juzgado, pero las tendremos, y entonces nos comunicarán que se decide abrir juicio por delito leve por los hechos denunciados, si estamos en el ámbito penal y si hemos denunciado por la vía civil, ya que ahora por las injurias, no nos queda otra, vuestros profesionales que hayáis contratado os irán informando, como decía,  se fijará una fecha parajuicio y es entonces cuando debemos pedir al juzgado que cite a los testigos que tengamos, cosa a la que puede negarse el juzgado y entonces tendremos que llevarlos nosotros el día del juicio, y lo malo de esto es que se pueden negar, ya que si los cita el juzgado y se negasen serían multados, pero bueno, según el juez que nos tocase, accederá a nuestra solicitud o no, cosa que no es determinante, pero ayudará mucho ir al juicio con testigos, porque el día del juicio tendremos que ir con todas las pruebas que consideremos que nos ayudarán para que condenen al cafre denunciado, como son los testigos, pero también muy importante, nuestra propia declaración ante el juez, de los hechos, que deberán de coincidir con lo que pusimos en la denuncia y el acta del partido, de la que llevaremos copia para entregarla en el juzgado como prueba.

Por último, es posible que recurran la sentencia si los condenan, pero ahí entonces ya nosotros ni contestaremos, o sí, si contáis con los servicios de un abogado.

Y con esto hemos terminado señoras y señores, únicamente me queda animarles a que no tengan ningún tipo de reparo ni miedo a denunciar, porque se ganan las denuncias presentadas contra todos esos cafres que nos insultan y nos amenazan desde su ignorancia y analfabetismo.

Saludos y suerte compañeras y compañeros.

 Documento en PDF: Cultura judicial

Documento en Word: Cultura judicial

_   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _

Envía tus historias y/o actas a: [email protected]

Síguenos en Twitter:[email protected]

Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/sindicatodearbitros/

_   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _   _

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

dos × cinco =

Comentarios de la entrada