Cuántas veces hemos escuchado “razonamientos” del tipo: “he pagado mi entrada y tengo derecho a insultar o amenazar a quien me dé la gana”. Este tipo de actitudes, cada vez más frecuente en los campos, son las que, cuando no se les pone freno, acaban desembocando en una agresión física.

violencia_en_el_futbol_241895